Mariano Aguilera E7-36 y La Pradera. Quito, Ecuador.

 

Innovando con SAFI nació de la necesidad de informar a nuestros clientes y público en general sobre temas de: Administración, Tecnología, Negocios, Novedades y Entrevistas con el objetivo de mantenerles informados a cualquier hora y desde cualquier lugar.

Hoy vamos a hablar sobre el lenguaje corporal y la comunicación no verbal.

Les invitamos a escucharnos todos los miércoles a las 8 de la mañana en Spotify, Ivoox y otros Podcatchers.

Existen muchos Gestos hechos con las manos, la postura, sonrisa, los ojos atentos que muchas veces las personas no perciben esto, pero los rasgos del lenguaje corporal son responsables de gran parte de la comunicación de una persona, una habilidad esencial para tener éxito en los negocios. El cuerpo habla y, si nunca prestaste atención a esto, tal vez es hora de comenzar.

¿Qué es la comunicación no verbal?

Es un proceso de comunicación mediante el cual se transmite un mensaje por medio de gestos, signos o indicios; es decir, sin palabras. Gestos, lenguaje corporal, postura, expresión facial, contacto visual… son algunos de los recursos que utiliza.

La conducta no verbal desarrolla varias funciones en el proceso de socialización:

 

  1. Define nuestra identidad.
  2. Demuestra el grado o la capacidad que tenemos de relacionarnos.
  3. Ayuda a acotar y a comprender los mensajes.
  4. Transmite emociones y sentimientos.
  5. Influye en los demás y en nosotros mismos.

Canales de la comunicación no verbal

Una vez tenemos claro qué es la comunicación no verbal, conviene conocer los diferentes canales que utiliza. Estos son tan solo algunos de ellos:

  • Expresiones faciales: son el termómetro más claro que muestra qué tipo emociones sentimos y donde focalizamos nuestra atención al comunicarnos. El rostro es capaz de comunicar, sin palabras, alegría, sorpresa, tristeza, miedo, ira, asco y desprecio.
  • Gestos: son uno de los canales de comunicación no verbal con mayor componente cultural. Hay que saber diferenciar los gestos ilustradores, que son los que acompañan el discurso verbal, de los gestos emblemáticos, que tienen sentido por sí solos, y los gestos reguladores o de afecto, que nos ayudar a dirigir la interacción o a transmitir sentimientos.
  • Posturas: la exposición y la orientación de nuestro torso demuestran el grado de interés y de apertura hacia los demás. Además, las posturas indican el estado emocional y, al mismo tiempo, influyen en el estado de ánimo.
  • Apariencia: nos informa de la edad, el sexo, el origen, la cultura, la condición socioeconómica, etc., de una persona. Es de los canales que más influyen en la comunicación no verbal.

¿Qué es el lenguaje corporal?

El lenguaje corporal es una manera de comunicación no verbal, basada en los gestos, las posturas, los movimientos del cuerpo y del rostro para trasmitir información. Porque cuando hablamos, acompañamos esas palabras con movimientos corporales y de manera gestual

Observar el lenguaje corporal de otras personas y de sí mismo, es muy útil pues puede revelar características y emociones. Este tipo de información puede ser muy importante en una negociación y, también, te enseña a comunicarte mejor.

Interpretar el lenguaje corporal de otras personas es muy útil, pues puede revelar mensajes y emociones. Este tipo de información es crucial en una negociación y también nos enseña a comunicar mejor.

Lenguaje corporal es una forma de comunicación no verbal que se basa en los gestos, posturas y movimientos del cuerpo y rostro para transmitir información. Suele realizarse de forma inconsciente, por lo que es un buen indicador del estado emocional de la persona.

Las siete utilidades del lenguaje corporal

La influencia de la conducta no verbal en la interacción humana es indiscutible. El dominio del lenguaje corporal resulta de especial utilidad en algunas funciones de la socialización. Estas son solo algunas:

Comunicar nuestra identidad.

Informar sobre nuestra capacidad de relacionarnos.

Lograr precisión y entendimiento.

Gestionar la interacción.

Transmitir emociones y sentimientos.

Influir en los demás y en nosotros mismos.

Producir engaño.

 

Lenguaje corporal en los negocios

En el mundo empresarial son muchas las ocasiones en las que hay que hablar en público, y generalmente bajo presión, por lo que se debe tener un buen control sobre el lenguaje no verbal. De esta forma estarás más cerca de lograr tu objetivo.

Eso sí, debes tener en cuenta que el lenguaje no verbal puede verse influido por factores ambientales y, por lo tanto, no es una verdad absoluta. Para poder hacer un análisis y estar seguro de él, debes encontrar varias señales.

Recomendaciones de Lenguaje corporal que hay que tomar en cuenta en una Reunión

Existen varios gestos y señales que debes incluir en tu lenguaje corporal para que tengas una reunión exitosa. Revisemos alguno de ellos:

  • Hablar tranquilo, bien y en positivo. Una de las claves más importantes a la hora de tener una reunión de negocios es tratar de no hablar atropellado. No te preocupes por el tiempo, intenta que lo que digas se entienda perfectamente hablando lento, eligiendo adecuadamente las palabras y trasmitiendo una imagen positiva de tu proyecto o empresa. Para conseguirlo es importante traer el texto preparado de casa, pero también ser capaces de cambiarlo, si la situación lo requiere.
  • Dominar el espacio. Otra clave es representar una postura de poder. Para ello, se recomienda hablar de pie, aunque tus interlocutores estén sentados. Muévete, no pierdas el contacto visual más de la cuenta, gesticula y siéntete a gusto. Debes trasmitir que estás a cargo de la situación, que dominas a la perfección el tema sobre el que estás hablando y, por ello, no tienes ninguna razón para estar nervioso.
  • Mantener el contacto visual. Por otra parte, mantener el contacto visual con nuestro interlocutor también es conveniente al menos entre un 50 y un 60% de la duración de nuestro discurso. Este apartado es crucial, porque puede resultar negativo, tanto mantener la mirada el 100% del tiempo, como no mirar en absoluto. Lo mejor es quedarse en un punto intermedio para no incomodar, especialmente si estamos ante más de una persona.
  • Saludar firme y seguro. Como hemos quedado en que los primeros treinta segundos son cruciales, dentro de los mismos se incluye el momento de saludar. Aquí también tenemos que mostrarnos confiados y cómodos con la situación, dando un apretón de manos firme, sin que nos suden las manos y sin apretar demasiado. A la vez, tenemos que mirar los ojos un tiempo prudencial. Para saber exactamente cuánto tiempo debemos mirar a los ojos mientras saludamos lo que se suele recomendar es el tiempo suficiente para saber de qué color tiene esa persona los ojos.
  • Escuchar de forma activa. Por último, tenemos que mencionar la importancia de la escucha activa en todo el proceso. En ocasiones, estamos tan ocupados pensando en lo que estamos trasmitiendo con nuestros gestos, con tener la entonación o la seguridad adecuada en nuestras palabras, que no nos damos cuenta de que estamos dejando de lado un aspecto igualmente crucial: que nuestro interlocutor se sienta escuchado. Por ello, tenemos que estar igualmente pendientes al feedback que nos den, tanto de manera verbal, como no verbal, y actuar conforme a la misma.

Gestos que hay que evitar en una Reunión

  • Rostro en mentón. Si se muestran con la mano en el mentón están dispuestos a oírte y pensar en lo que dices. Sin embargo, cuidado, porque si llegan tus dedos a la comisura de tus labios puede ser interpretado como una señal de escepticismo ante lo que se está planteando.
  • Mano en Boca. Genera desconfianza o falta de credibilidad si al hablar pones tu mano en la boca (aún más si te comes las uñas). También se interpreta este gesto como “guardar silencio”. Es por eso que hablamos de desconfianza, pues tu receptor no quiere opinar o decirnos lo que piensa al respeto, o está ocultando información.
  • Mano en la parte de atrás del cuello. Esta acción te muestra inseguro, e incluso se interpreta como mentira o exageración. Es más, debemos tener mucho cuidado sobre las manos en nuestra cabeza, pues una mano sobre la frente denota vergüenza, un gesto que lo hemos visto muchas veces.
  • Asiente 3 veces. Puedes producir más empatía y agrado si cuando asientes lo haces tres veces. Pero cuidado, si lo haces más de tres puede ser tomado como un gesto falso.
  • No cruces los brazos. Cruzar los brazos ocultando las manos es señal de hostilidad. Además, va acompañado por puños cerrados. En el caso que no tenga los puños cerrados se puede interpretar como un gesto de defensa. Si cruzamos los brazos cerca de nuestro pecho, especialmente en las mujeres, denota miedo o vulnerabilidad.
  • Dedos entrecruzados. Los dedos entrecruzados proyectan una imagen de frustración. Por otro lado, también debemos tener cuidado con los gestos de nuestra mano. Jugar con un anillo o un objeto denota ansiedad y falta de atención. Si usted está negociando con alguien que cruza sus dedos, tiene una postura erguida y hacia atrás, y cruza sus piernas, sepa que es muy difícil que esa persona cambie de opinión, y si intenta hacerlo de manera directa puede que se acentúe la postura.
  • Cruzar brazo sobre el vientre. Esta postura demuestra que no tiene suficiente confianza en su interlocutor o en la situación.

Ejemplos del lenguaje corporal

– Las personas tienden a taparse la boca con las manos cuando esconden algo.

– Arrugar la nariz puede ser señal de asco o molestia.

– Cuando las comisuras de los labios se bajan es una respuesta negativa.

– Cuando las personas mienten pueden rascarles la nariz y la cabeza.

– Si cuando usted le habla a una persona mira hacia arriba, es probable que esté imaginando lo que usted le está diciendo.

– Las miradas esquivas son señal de inseguridad.

– Inclinar la cabeza hacia adelante muestra interés.

– Cuando una persona está feliz sus movimientos tienden a ser abiertos.

En conclusión, no podemos saber lo que piensa una persona a través de su conducta no verbal, pero el lenguaje corporal nos permite inferir cómo se siente, qué rasgos dominan su personalidad o cuáles son sus intenciones, una información que en ocasiones resulta mucho más valiosa que las palabras. Como ocurre con la comunicación verbal, debemos ser muy precisos en la expresión de nuestro propio lenguaje corporal, y flexibles en la interpretación del ajeno, condicionado siempre por una diversidad de factores intrínsecos y ambientales que a veces escapan a nuestra capacidad de percepción.

Tras investigaciones nos damos cuenta que hablamos más con el cuerpo que con las palabras, es por eso que muchos de los negocios, citas, o cualquier otra forma de comunicar depende mucho de la forma de transmitir el mensaje.

Muchas veces nuestro cuerpo delata cómo nos sentimos y expresamos sentimientos o gestos que nos pueden ayudar o perjudicar a la hora de entablar una comunicación.

Les invitamos a que nos dejen sus comentarios y sugerencias de qué temas les gustaría que tratemos en los siguientes podcasts.

Nos vemos el próximo miércoles con más de Innovando con SAFI

Un Abrazo,

Carolina y Claudia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por la Emergencia de Covid-19, nos encontramos atendiendo al público mediante este CHAT de la página web, email (info@safi.com.ec) y nuestras redes sociales (Facebook, Twitter, LinkedIn) búscanos como SAFI ERP.