Mariano Aguilera E7-36 y La Pradera. Quito, Ecuador.

Innovando con SAFI nació de la necesidad de informar a nuestros clientes y público en general sobre temas de: Administración, Tecnología, Negocios, Novedades y Entrevistas con el objetivo de mantenerles informados a cualquier hora y desde cualquier lugar.

Hoy vamos a hablar sobre la Inteligencia Emocional en las Organizaciones.

Les invitamos a escucharnos todos los miércoles a las 8 de la mañana en Spotify, Ivoox y otros Podcatchers.

La inteligencia emocional se refiere a las capacidades y habilidades psicológicas que implican el sentimiento, entendimiento, control y modificación de las emociones propias y ajenas. Una persona emocionalmente inteligente es aquella capaz de gestionar satisfactoriamente las emociones para lograr resultados positivos en sus relaciones con los demás.

¿Qué es Inteligencia Emocional? 

El psicólogo estadounidense Daniel Goleman fue quién popularizó el concepto de inteligencia emocional gracias a su libro con el mismo nombre. Goleman plantea la inteligencia emocional como “un sinónimo de carácter, personalidad o habilidades blandas que tiene su traducción en conductas manifestadas, tanto a nivel de pensamientos, reacciones fisiológicas y conductas observables, aprendidas y con posibilidades de ser aprendidas, que facilitan la gestión de las relaciones humanas de las personas”.

Así pues, la inteligencia emocional se puede concretar en un amplio abanico de habilidades y rasgos de personalidad como la empatía, la expresión y comprensión de los sentimientos (propios y ajenos), la capacidad de adaptación, la simpatía, las habilidades sociales, la amabilidad o el respeto entre muchas otras.

Importancia de la Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional nos puede auto motivar, nos da la capacidad de insistir ante posibles frustraciones, tener control de nuestros propios impulsos, regular nuestro estado de ánimo para facilitar la convivencia con otras personas a nivel familiar y laboral.

El saber gestionar tu inteligencia emocional, es donde se marca la diferencia con respecto a quienes avanzan felizmente en la vida, sorteando dificultades o quienes no encuentran una salida frente a una dificultad que les afecte emocionalmente.

Está demostrado que el 65% del éxito laboral se debe a un buen uso de la inteligencia emocional, no sólo contigo mismo sino con los demás aplicando la empatía, poder influir en otro o incluso poder persuadir.

Por todo ello, es de vital importancia en el ámbito laboral, saber resolver conflictos, establecer consensos, convencer a otros, reconocer las ideas de los demás, trabajar en equipo y saber expresar lo que piensas sin desaprobar lo que piensan o hacen los demás.

Inteligencia emocional en las Empresas

Las aplicaciones de la inteligencia emocional en el mundo de la empresa son múltiples y muy variadas. Con la nueva manera de hacer negocios en mercados cada vez más competitivos y globalizados, las empresas buscan gente que no sólo esté preparada técnicamente para desarrollar las tareas diarias de la empresa, sino que al mismo tiempo sea adaptable, empática, resolutiva, etc.

Se valora la capacidad de los empleados en el uso de las habilidades propias de la inteligencia emocional. En este mismo sentido, los propios directivos y gerentes de las empresas también han de potenciar sus habilidades emocionales y sociales para empatizar con el resto del equipo y poder transmitir los mensajes y la información básica para que el funcionamiento del equipo sea eficiente y eficaz.

El manejo de la inteligencia emocional es muy importante para destacar como líder. Saber comunicar y escuchar, interpretar la comunicación no verbal y prestar atención a las necesidades de los miembros de tu equipo. Si gestionas bien tu inteligencia emocional tendrás mucho terreno ganado.

Cualidades importantes de la inteligencia emocional en las Organizaciones

  • Motivación. Motivación es sinónimo de búsqueda de progresos, desafíos y objetivos de superación. Las personas que tienen en cuenta la motivación en su día a día son más aptas para alcanzar sus metas.
  • Comunicación. Saber comunicarse de manera clara y adaptada a cada momento y registro es una habilidad propia que adquiere mucha importancia si hablamos de la comunicación de una empresa.
  • Confianza. Tener confianza en uno mismo es crucial a la hora de emprender y de capitanear un negocio.
  • Autocontrol. Saber controlar las emociones, especialmente las negativas, es imprescindible para controlar la imagen que proyectas ante el resto del equipo de la empresa y ante los clientes.
  • Empatía. La comprensión y capacidad de situarse en el lugar del otro es algo primordial en una empresa, tanto para los empleados como para los directivos.
  • Cooperación. Es una de las cualidades básicas para conseguir metas, socios y construir alianzas.
  • Curiosidad. Las ganas continuas de seguir aprendiendo y formándose en una empresa son un plus que ayudarán a que la empresa nunca se encuentre estancada si tanto sus directivos como empleados son lo suficientemente curiosos.

¿Cómo desarrollar nuestra inteligencia emocional?

Una de las maneras más utilizadas para desarrollar nuestra inteligencia emocional es apoyarte en un coach de negocios. También es importante que te tomes más tiempo para tratar a tus empleados, conocer quiénes son, cuáles son sus sueños y qué problemas tienen. No se trata de cruzar los límites que separan la vida laboral y personal, sino de obtener la información básica que necesitas para poder generar relaciones de verdadera empatía.

La inteligencia emocional se puede desarrollar y aprender. Algunas de las herramientas que te ayudarán a potenciar tus capacidades emocionales son:

  • Autoconocimiento: cambiando la forma de pensar se consigue cambiar los sentimientos, las emociones y también los comportamientos.
  • Autocontrol: es muy importante mantener y saber gestionar el control de uno mismo. Para ello debes mantener una actitud positiva, comunicarte con frecuencia con el resto de tus compañeros, programar actividades con eficacia, no abarcar más de lo que puedes y abandonar los pensamientos que te causan estrés.
  • Asertividad: es la conducta que permite que una persona actúe basándose en sus intereses o necesidades, expresar cómodamente sus sentimientos, defenderse sin ansiedad o ejercer sus propios derechos sin negar los de los demás.
  • Empatía: la empatía consiste en la participación efectiva y emotiva de una persona en una realidad ajena. Para potenciar la empatía, escucha con interés a tu interlocutor, analiza la situación y valora las implicaciones personales.

Al final, desarrollar tu inteligencia emocional te permitirá ser un mejor líder al convertirte en una mejor persona, así mismo te dará una mayor capacidad para disfrutar de tu vida personal y sabiduría.

Ventajas de la aplicación de la Inteligencia Emocional en las organizaciones:

 

  • La canalización de las emociones y las conductas es fundamental para el desarrollo de las organizaciones y los objetivos planteados.
  • Contar con un adecuado desarrollo de la Inteligencia Emocional permite optimizar el desempeño laboral, la comunicación y/o un buen trabajo en equipo.
  • Permite reducir y, hasta prevenir, el nivel de conflicto mediante la apertura de la comunicación dentro de un ambiente donde las ideas y las emociones son válidas.
  • Desarrollar la inteligencia emocional permitirá descubrir líderes internos y optimizar las habilidades de liderazgo en los puestos directivos.
  • Se favorece una mayor adaptación en los procesos de cambio ya que se sabrá manejar el miedo y la incertidumbre.
  • Reducir los abandonos de puestos de trabajo por no sentirse apreciado, valorado profesionalmente y como persona. Por su parte, utilizar la inteligencia emocional para aumentar la autoestima personal por encima de las experiencias laborales, ya sean positivas o negativas, se traducirá en un incremento en la satisfacción personal y el rendimiento en general.

Como conclusión, el obtener o manejar una buena Inteligencia Emocional no es fácil, pero si existe la intención firme de adaptarla, esto redundará en extraordinarios beneficios tanto personales como organizacionales. De nada nos sirve tener muchos conocimientos si no somos capaces de desarrollar y manejar nuestras emociones lo mejor posible. Cuando en una empresa se realiza un proceso de selección para encontrar nuevos empleados, cuando una institución educativa selecciona nuevos estudiantes, ya no se determina que lo más importante es cuántos títulos posea la persona, sino que su perfil psicológico le permita llevarse bien con sus compañeros en el sitio de trabajo, de estudio, de desempeño profesional y si su capacidad de comunicación, le permite tener un óptimo contacto con la organización.

No se debe confundir la Inteligencia Emocional con la inteligencia. Existen personas con niveles de conocimientos y aptitudes muy altos pero no poseen el don de saberse comunicar con los demás individuos, y no presentan características de liderazgo o capacidad de generar un ambiente armónico, especialmente con sus compañeros de trabajo.

Es necesario explotar al máximo aquellas capacidades que nos permitan tener unas mejores relaciones con las personas que se encuentran a nuestro alrededor, así como con nosotros mismos. Desarrollando dichas habilidades, también estaremos en condición de ser verdaderos líderes, ya que el trato que le daremos a nuestros posibles subordinados será de total cordialidad, exigiendo mucho pero no irrespetando.

Les invitamos a que nos dejen sus comentarios y sugerencias de qué temas les gustaría que tratemos en los siguientes podcasts.

Nos vemos el próximo miércoles con más de Innovando con SAFI

Un Abrazo,

Carolina y Claudia

Por la Emergencia de Covid-19, nos encontramos atendiendo al público mediante este CHAT de la página web, email (info@safi.com.ec) y nuestras redes sociales (Facebook, Twitter, LinkedIn) búscanos como SAFI ERP.