Mariano Aguilera E7-36 y La Pradera. Quito, Ecuador.

 

Innovando con SAFI nació de la necesidad de informar a nuestros clientes y público en general sobre temas de: Administración, Tecnología, Negocios, Novedades y Entrevistas con el objetivo de mantenerles informados a cualquier hora y desde cualquier lugar.

Hoy vamos a hablar sobre la Nube o Cloud.

Les invitamos a escucharnos todos los miércoles a las 8 de la mañana en Spotify, Ivoox y otros Podcatchers.

El manejo de información ha cambiado de la mano con la tecnología y sus nuevas plataformas, como lo es la gestión de datos en la nube. Ahora es más factible contar con un servicio como este, teniendo en cuenta que las amenazas informáticas acechan todos los días a las empresas. Con el crecimiento de la empresa, la información se convierte en un activo importante y es necesario contar con un servicio de Cloud para la protección de los datos, que optimizan de manera flexible los recursos  y la rentabilidad en el presupuesto de su negocio.

¿Qué es Cloud o Nube?

Cloud significa, literalmente, nube. En términos informáticos nos referimos a un paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de una red, que normalmente es Internet.  El concepto de nube se refiere al almacenamiento de datos fuera de nuestros dispositivos. Es decir: Si tu guardas una foto en la carpeta “Mis Documentos” de tu ordenador, sólo podrás acceder a ella desde ese PC. En cambio, si guardas esa misma foto en un almacenamiento en Google Drive o Cloud, la foto se enviará a un ordenador ajeno y tú podrás verla en tu dispositivo aunque no esté ahí guardada.

Para resumir, es un modelo de consumir tecnología como servicio (aplicaciones, computación y almacenamiento), sin necesidad de inversiones, de forma segura y accesible desde cualquier lugar. Esta revolución está ofreciendo a las empresas un gran ahorro de costes ya que elimina las inversiones iniciales y las convierte en gastos variables muy reducidos según el consumo.

De una manera simple, la computación en la nube (cloud computing) es una tecnología que permite acceso remoto a softwares, almacenamiento de archivos y procesamiento de datos por medio de Internet, siendo así, una alternativa a la ejecución en una computadora personal o servidor local. En el modelo de nube, no hay necesidad de instalar aplicaciones localmente en computadoras.

Tipos de Cloud

En este sentido, hay varios tipos de cloud computing: Pública, Privada e Híbrida.  

  • Nube pública. Las nubes públicas son propiedad y están operadas por proveedores externos de servicios en la nube, que entregan sus recursos informáticos, como servidores y almacenamiento, a través de Internet. Microsoft Azure es un ejemplo de una nube pública. Con una nube pública, todo el hardware, software y otra infraestructura de soporte es propiedad y está administrada por el proveedor de la nube. Accede a estos servicios y administra su cuenta utilizando un navegador web.
  • Nube privada. Una nube privada se refiere a los recursos de computación en la nube utilizados exclusivamente por una sola empresa u organización. Se puede ubicar físicamente en el centro de datos en el sitio de la empresa. Algunas compañías también pagan a proveedores de servicios externos para alojar su nube privada. Se puede decir que es aquella en la que los servicios y la infraestructura se mantienen en una red privada.
  • Nube híbrida. Las nubes híbridas combinan nubes públicas y privadas, unidas por tecnología que permite compartir datos y aplicaciones entre ellos. Al permitir que los datos y las aplicaciones se muevan entre nubes privadas y públicas, una nube híbrida le brinda a su negocio una mayor flexibilidad, más opciones de implementación y ayuda a optimizar su infraestructura, seguridad y cumplimiento existentes.

Nube pública o privada: ¿Cuál es mejor?

Utilizar un servicio en la nube cuenta con muchas ventajas para una organización. Entre ellas, que puedes acceder desde cualquier sitio y desde varios dispositivos. Además, es especialmente económico en lo que se refiere a software y hardware, así como en el mantenimiento técnico. Pero si hay algo por lo que destaca la nube es por la escalabilidad, una característica fundamental para cualquier servicio de empresas.

Si hay un gran debate con el cloud es en el tema de la ciberseguridad.  Y es que, aunque debería ser más segura que los modelos tradicionales, la cosa no es tan sencilla. Muchos de tus archivos pasan de estar en tu ordenador a almacenarse fuera de él. Esto implica dejar de tener control sobre ellos, por lo que nunca puedes estar del todo seguro de quién accede a esta información o si está o no protegida como debería ser.

Características de la Nube

Las principales características del Cloud que hacen de este sistema un modelo diferente frente a los sistemas convencionales son:

• Pagar sólo por lo que se usa. Las empresas pagan sólo por la utilización de los recursos en la nube (soluciones software, servicios de almacenamiento de datos, etc.), sin costes adicionales, evitando así inversiones en infraestructura o costes por adquisición de licencias.
• Externalización. Permite a las empresas externalizar la gestión de los recursos informáticos a un proveedor especializado. De esta manera, las empresas eliminan los costes asociados a la instalación y mantenimiento de una infraestructura informática propia y pueden centrar todos sus recursos en actividades de su negocio.
• Multifuncionalidad. Las empresas eligen las funciones del sistema que necesitan en cada momento.
• Multiusuario. Permiten a los diferentes usuarios de una empresa consumir los servicios de una misma plataforma.
• Autoservicio bajo demanda. Los usuarios pueden consultar las capacidades del servicio sin necesidad de consultar con el proveedor.
• Acceso sin restricciones. Acceso de forma ubicua a los servicios en cualquier lugar/momento y con cualquier dispositivo con acceso a la Red.

Siete motivos para utilizar la Computación en la Nube

Flexibilidad. Los servicios basados en la nube pueden atender una demanda mayor de manera instantánea.

Recuperación de desastres. Los proveedores de Cloud Computing manejan los problemas de recuperación más rápidamente que las recuperaciones que no son en la nube.

Actualizaciones automáticas de software. Los proveedores de Cloud Computing son responsables por el mantenimiento del servidor, incluyendo actualizaciones de seguridad.

La capacidad de trabajar en cualquier lugar. Los empleados solo necesitan tener acceso a Internet para trabajar desde cualquier lugar.

Colaboración. Todos los empleados pueden compartir aplicaciones y documentos al mismo tiempo.

Seguridad. Los datos almacenados en la nube pueden ser accedidos desde cualquier lugar, independientemente de la pérdida o daños de uno o más dispositivos.

Conciencia ecológica. La computación en la nube utiliza sólo el espacio necesario en el servidor, reduciendo la huella de carbono de la empresa.

¿Por qué ha llegado con tanta fuerza la nube?

1 – La situación macroeconómica obliga a reducir costes.

2 – Por la presión de los mercados para que las empresas innoven con inversiones reducidas.

3 – Porque hay una necesidad de alinear las tareas de TI con las necesidades del negocio.

4 – Porque las interfaces web han madurado tanto que prácticamente se logran experiencias similares a la que se puede conseguir con una aplicación de escritorio.

5 – Porque las comunicaciones son mejores y más fiables, con margen de mejora.

6 – Porque la necesidad de movilidad de los empleados para poder trabajar en diferentes ubicaciones implica ciertos retos que las aplicaciones online en la nube cubren a la perfección.

¿Por qué los proveedores de servicios en la nube pueden ofrecer precios tan competitivos?

– De la misma forma que es más económico que nuestra casa se abastezca de una red eléctrica, agua y gas en lugar de tener un generador eléctrico en casa, mantener un pozo o extraer nuestro propio gas.

 – Porque pagamos sólo lo que usamos, también como la luz, el agua o el gas.

 – Los proveedores de cloud negocian con grandes volúmenes para adquirir activos tecnológicos, energía y tráfico internet, consiguiendo precios muy económicos.

 – Los datacenter de servicios en la nube se alojan geográficamente en lugares de mucho frio, reduciendo así el consumo energético para la refrigeración.

– Cuando implantamos una infraestructura para nuestra organización, tendemos a sobre dimensionarla para que no se quede corta y pueda afrontar picos y crecimientos imprevistos. Este enfoque lleva a una sobre inversión, a un mantenimiento innecesario posterior y a no aprovechar el 100% de los recursos durante la mayor parte del tiempo.

 – Porque la tecnología ha madurado ofreciendo altas capacidades de automatización.

¿Cuáles son los tipos de servicios en la nube?

  1. Software como servicio (SaaS): Permite usar aplicaciones sin tener que adquirir ni mantener ningún activo en su empresa. Por ejemplo: correo, agendas,  gestión del portal, intranet o celebrar reuniones a distancia, en cualquier momento y lugar.  En cuestión de horas es posible disponer de todo lo necesario para trabajar con sólo una conexión internet. Microsoft BPOS / Office 365 y Google Apps son dos de las principales ofertas del mercado.
  2. Plataforma como servicio (PaaS): Se trata de un sistema operativo en la nube que abstrae la complejidad que implica la gestión y mantenimiento de servidores y provee funciones de red, cálculo, almacenamiento y bases de datos. Típicamente, los usuarios de este tipo de modalidad son departamentos TIC y proveedores de software. Microsoft Windows Azure, Salesforce, Google App Engine son ejemplos de este modelo.
  3. Infraestructura como servicio (IaaS): Permite disponer de una infraestructura de servidores virtuales optimizada para poder desplegar de forma rápida nuevos servicios. Es el modelo más flexible e introduce ahorros,  aunque no tantos como los dos anteriores tipos de nube ya que se requiere una gestión y mantenimiento. El cliente típico de este servicio son departamentos de informática que desean reducir costes, desplegar aplicaciones propias y disponer de control y flexibilidad para crecer según las necesidades.

Ventajas de Cloud

1. Ahorro de costos. Es posible sustituir costosas inversiones en infraestructuras, licencias de software, personal técnico etc. por cómodos pagos mensuales. Por ejemplo, se estima que la migración del correo electrónico a una solución en la nube puede reportar a una empresa ahorros en torno al 30%, mientras que la migración del sistema CRM a la nube puede representar ahorros de hasta el 25%.

2. Flexibilidad. Una solución de este tipo permite su pago por uso, según las necesidades concretas de la empresa en cada momento.

3. Escalabilidad. Se puede evolucionar desde soluciones más sencillas hacia aplicaciones más complejas a medida que aumentan las necesidades de procesamiento, almacenamiento y respaldo de la empresa.

4. Accesibilidad y movilidad. Permite acceder a los servicios y a la información almacenada en las aplicaciones Cloud desde cualquier lugar a través de Internet, empleando cualquier dispositivo fijo o móvil.

5. Seguridad. El proveedor de servicios Cloud se responsabiliza de la protección de datos, la seguridad de la información contenida en sus sistemas y la recuperación ante desastres.

6. Tecnología actualizada. El proveedor de servicios se encarga de actualizar y mejorar los sistemas, asegurando que la empresa accede a la última tecnología sin tener que invertir esfuerzos en su desarrollo.

7. Foco en el negocio. Permite a la empresa concentrarse en la gestión de su negocio, reduciendo el esfuerzo y los recursos necesarios para administrar los sistemas TIC.

 

Riesgos en la computación en la nube:

  • Se requiere una conexión permanente a Internet. Dado que se utiliza Internet para conectarse a sus aplicaciones y por lo tanto a sus datos y documentos, si no tienes una conexión a Internet no podrás acceder a nada que esté en la nube.
  • No funciona bien con conexiones de baja velocidad. Del mismo modo, una conexión a Internet de baja velocidad, tales como la que se encuentran con servicios telefónicos (modems), hace que la computación en nube sea en muchos casos imposible. En otras palabras, el cloud funcionará correctamente siempre que la velocidad de acceso sea suficientemente buena.
  • Algunas veces puede ser demasiado lento. Incluso con una conexión rápida, las aplicaciones basadas en web seguramente serán más lentas que aplicaciones similares instaladas en su ordenador de escritorio. Esto se basa en muchas variables de las que depende el procesamiento en la nube.
  • Teóricamente siempre existirá la posibilidad de que los datos almacenados se puedan perder. La mayoría de las empresas que brindan servicios de computación en la nube toman los recaudos suficientes para que eso no ocurra, y aseguran que así será

SAFI Cloud

Como uno de los beneficios SAFI ERP, hemos desarrollado e implementado nuestra propia tecnología de la Nube. SAFI Cloud consiste en un conjunto de servidores en nuestro propio datacenter especializado en brindar el servicio de almacenamiento de nuestros productos y servicios para Clientes que requieran contratar la solución. El objetivo de SAFI Cloud es brindar un mejor servicio y ahorro de costos al arrendar nuestra propia Nube. SAFI Cloud es muy fácil de utilizar, pues permite que los usuarios gestionen sus archivos y utilicen nuestras aplicaciones sin necesidad de instalarlas, simplemente con un acceso y una conexión a internet. 

 Ventajas

  • Ahorro de Costos
  • Aplicaciones actualizadas y en funcionamiento continuo
  • Las aplicaciones no necesitan ser instaladas en el ordenador de cada usuario, sino que con un acceso y conexión a internet se puede acceder desde diferentes lugares.
  • Infraestructura flexible y adaptable
  • Garantiza una mejor productividad
  • Mayor seguridad de la información
  • Uso eficiente de los recursos de la Organización
  • Puede ser utilizado en cualquier lugar y en cualquier momento.

SAFI ERP siempre está a la vanguardia de las nuevas tecnologías brindando el mejor servicio a nuestros clientes y usuarios. SAFI Cloud es un gran beneficio para las organizaciones ya que apoya en mejorar procesos y la seguridad de la información.

En conclusiónCloud Computing es una infraestructura informática con dos caras: La primera, muy simple de cara al cliente, y una segunda, más compleja, a nivel del proveedor. Tiene como finalidad ofrecer a los clientes a que usen dicha infraestructura o parte de la misma como suya propia, de una forma simple, económica, flexible y segura.

Si esta infraestructura se montase en el propio cliente implicaría el desembolso de un importante capital inicial en hardware, licencias, sistemas de soporte al hardware, refrigeración, y todos los costes de mantenimiento asociados a lo anterior.

Cada organización tiene que marcar su propia ruta. No existe una única vía o modelo para afrontar una estrategia en la nube. Según las aplicaciones y usos que se le dé, puede dar beneficios enormes y antes jamás imaginados, abaratando enormemente costos que antes se empleaban para el mismo funcionamiento con servidores físicos.

Les invitamos a que nos dejen sus comentarios y sugerencias de qué temas les gustaría que tratemos en los siguientes podcasts.

Nos vemos el próximo miércoles con más de Innovando con SAFI

Un Abrazo,

Carolina y Claudia

Por la Emergencia de Covid-19, nos encontramos atendiendo al público mediante este CHAT de la página web, email (info@safi.com.ec) y nuestras redes sociales (Facebook, Twitter, LinkedIn) búscanos como SAFI ERP.